domingo, 16 de noviembre de 2014

Locura

Me has traído muchas cosas, algunas nuevas, algunas ya perdidas en el tiempo entre lamentos y dolores materializados en sufrimientos, marcados en la esencia de mi existencia, como cicatrices en un guerrero. 

No puedo mentir, me he quedado sorprendido al ver que me has traído, algo que ya consideraba perdido y temía no volver a encontrar, ese apetito, ese deseo que va mas allá de lo carnal, eso que de repente ha surgido mientras estoy contigo. Esa impaciencia, esa desesperación, esa frustración que me causa el hecho de querer poseerte, de estar dentro de ti y dominarte, como un demonio, como un amante. 

Mi alma arde cada instante en que estoy contigo, a veces hasta me da miedo, en tu ausencia escucho tu voz en mi cabeza y al dormir puedo sentir tus manos en mi cuerpo, tus labios en mi piel, se que ya no estoy lejos de la esquizofrenia, pero no puedo evitarlo, no puedo evadir el disfrutarlo y todo se agudiza con tu presencia. 

A veces tengo miedo de no poder contenerme y me veas como a una bestia, pero la verdad es que quiero destrozarte, con mis dientes desgarrarte, con mis garras la piel abrirte y entre gritos y gemidos hacértelo gozar, quiero embarcarte en un viaje hacia destinos a los que nunca has imaginado llegar, mas lejos de lo que puedas soñar y mas profundo de lo que puedas anhelar. 

Quiero que sintamos lo mismo, que estemos en la misma situación, y eso nos lleve a una unión, quiero hacerte adicta a mi ser así como lo soy yo del tuyo, que nos desenfrenemos juntos, que nos borremos mutuamente las cicatrices en nuestras almas, y creemos algo que no pueda ser expresado con palabras. 

viernes, 6 de diciembre de 2013

Decadencia

He de vivir en una sociedad que a través del tiempo ha presentado muchos problemas, los entes que la conforman siempre están en una constante batalla consigo mismos, hay desunión entre personas, entre comunidades, entre pueblos, entre tierras. Llegando todos a ser iguales, enemigos.

He de vivir en una sociedad que cada día perece, donde lo que crece es la muerte, en todas sus formas, un lugar donde todo se pierde, donde los escritores mueren y sus obras se desvanecen. Vengo de un lugar, en el cual los hombres hablan una misma lengua, pero no se comprenden. Donde ya no hay lideres.

He de venir de una sociedad sin moral, llena de suciedad en su espíritu. Donde hasta los mas ricos, son pobres, repleta de victimas y deficiente de culpables.

He de venir de una sociedad, que necesita cambiar.

martes, 24 de septiembre de 2013

El lobo se levantará.

A veces no entiendo nada, me siento como un lobezno, abandonado, uno que no ha sido guiado, por un clan, rechazado, simplemente desamparado.
No hay explicación, no hay palabras, para describir la situación, la ausencia, la falta de esencia, de alma. Buscando emoción en cosas que con el tiempo solo se convierten en una carga, haciéndome doblar mi espalda y caer cada vez mas.

Y una vez en el suelo, cierro mis ojos, y al respirar mi olfato percibe el olor a derrota, entonces me tiendo, ahí, en ese suelo frió, donde cada vez mas me siento menos vivo. El sol me abandona, la luna se oculta tras nubes oscuras, dejándome en total penumbra. En un lóbrego lugar, donde solo suenan mis ideas, mis pensamientos, chocantes, vacíos.

Durante horas, presencié mis recuerdos, amargos, pesados, hasta que una voz rompió el silencio de la nada. Era mi alma, molestas, frustrada, llena de rabia, me invadía, me quemaba, me gritaba, y al sentirla me sacudí, quitándome así los fragmentos, las memorias, todo el peso. Una vez ligero, me levante, y con calma el entorno miré y enlazado a mi ser, hacia un rumbo empecé a caminar, con el propósito que a gritos por dentro yo reclamaba.


jueves, 5 de septiembre de 2013

Levántame


He aquí al lobo de la codicia, sumergido en una incesante decadencia, en todos los sentidos de la palabra, lleno de nada. Y ahora hambriento, de todo, codicioso al fin, quiere para él los conocimientos y saberes, quiere el poder, quiere al mundo, te quiere a ti. La persona que ha de encontrarlo herido a muerte, con el alma sangrando y el corazón hecho pedazos, y sus manos vacías, así como su esencia perdida.

Pero, ¿Serán verdaderas las palabras pronunciadas por tus labios, serán reales las promesas nacidas de tu conciencia? Ven y demuéstralo, oh pequeña, ser diminuto y lleno de grandeza, haz de este pequeño lobezno asustado una feroz bestia, satisface su hambre con tu cuerpo y sacia su sed con espíritu, ven, hazle sentir tu aliento, cálido, como los rayos del sol, como la flama de la vela de un templo, como un corazón, vivo y sincero.

Ven y hazlo soltar su miedo, y con vigor retomar su puesto, su sendero, devuélvele la espada de fuego, así como los sueños, haz de su alma, la de un guerrero. Para que vuelva a luchar, en este infierno terrenal. 

jueves, 6 de junio de 2013

Generación doliente


Las personas a diario toman decisiones, hacen, deshacen, muchas veces sin medir consecuencia alguna. Pero en el mundo hay cosas que no deben ser tomadas tan a la ligera, pero aun así lo son, En mi opinión, esta mal el decidir cosas de una manera egoísta sin pensar como afectara a terceros, mas si esos terceros son niños o jóvenes.

El ser humano adulto, siempre ha cometido un error grave, actuando sin conciencia sobre un hecho muy común, la relación, la pareja, la familia. Al perecer vendan sus ojos para hacerse los ciegos, o tal vez simplemente lo son, encuentran a alguien y se relacionan y, caprichosa y apresuradamente se atan a la persona y deciden ‘’formar’’ un hogar, aun sin conocer bien a ese sujeto, cuando pasa el tiempo y ambos se conocen, ven la realidad, entonces empieza una lucha, y la relación se viene abajo, pero, no afecta esto a alguien?

Si, afecta a esa vida que nació dentro de ese hogar vacio, vida que crece con problemas, con ataduras, con falta de formación, falta de emoción, falta de amor.
Una casa donde reina un ambiente hostil, no es un hogar, es solo el campo de batalla de una guerra que no se libra con armas físicas en sí, pero que los ataques se materializan a través del verbo, y muchas veces de la acción.

En el día a día se ven cientos de casos de violencia en la familia, pero se pregunta la gente, ¿Cómo se siente el niño al presenciar esto?, ¿Qué siente al ser parte de esto?
Simplemente no importa, y se le hace énfasis a la discusión que termina en un divorcio, o a esa mujer que fue golpeada por su marido.

Sin embargo, detrás de la pelea, detrás de la discordia, detrás del divorcio, algo crece. Se desarrollan un sin número de pensamientos, emociones y sentimientos en la pequeña vida, y por eso hoy en día hay tantos casos de depresión, falta de propósito, problemas psicológicos y hasta sociales, el ser crece atrofiado, enfermo, defectuoso, y con el tiempo los síntomas se van notando, la enfermedad, pero no se sabe cuál es la causa.

Yo suelo ser curioso, y entre la sociedad joven me he puesto a observar, y me he dado cuenta de que la mayoría de los jóvenes, o niños, que presentan actitudes un tanto depresivas, irritables, indisciplinarías, y diversas formas de comportamiento que son un poco resaltantes, como el típico Atention Sick, el pesimista empedernido, o ese chico que simplemente perdió el sentido y termino con su vida, todos vienen de una familia desequilibrada, desunida.

Pero no solo está el problema del hogar enfermo, hay un caso que cabe resaltar, aquellos hijos que nacen y crecen sin uno de sus progenitores. El placer es bueno, todos lo sabemos, y en cierto modo, es expuesto en todo, en todos los ambientes, y las personas simplemente suelen dejarse llevar por el placer. Existen las relaciones seguras, pero hasta los escudos llegan a romperse, y los ‘’accidentes’’ pasan, lo más común es el niño que nace y ni se sabe quién es el padre, el crecimiento optimo no solo se basa en una buena alimentación y educación académica, hay algo, un factor, un elemento que no está en la escuela, ni en la calle, ni con la sirvienta que cuida del pequeño en las tardes. El calor de un hogar, el amor de una familia unida que no solo se forma de una madre o de un padre soltero, sino de dos personas que cuidan su pequeño fruto.

Los exhorto a todos a que tomen un poco de conciencia, y en el futuro no tomen decisiones que vayan a afectar esa vida que no tiene culpa, tu obras, y las consecuencia de tus hechos solo las debes pagar tu, no seas un monstruo mas, esta en tus manos, marcar la diferencia, cambiar este ciclo podrido. 

miércoles, 5 de junio de 2013

Castigo


¿En que me he convertido?

Ni yo mismo se, busco las respuestas, adentro y afuera, pero no tengo suerte, no encuentro nada por desgracia, ando caminando, perdido, buscando entre las aguas de un mar vacio, sollozando por una pequeña chispa que encienda la flama de mi alma y haga arder mi cuerpo desde dentro y vivir como si no hubiese un mañana.

No tengo temor, ni siento rencor, tampoco rabia, pero así como carezco de eso, carezco de amor, el cual recibo pero no siento, y no puedo dar. Desesperado empiezo a buscar la razón, el por qué, un motivo que sea aceptable para la verdad. No quiero saber el origen del mundo, ni la verdad absoluta, solo quiero saber donde esta mi voluntad, donde estoy en realidad, porque me perdí y no me puedo encontrar.

¿Que pecado cometí para ser maldito de tal manera?, ¿por que merezco tal condena? Ya nada tiene sentido, ya nada vale la pena, como si en realidad vivo estuviera, pero al mismo tiempo no viviese, haciendo de cada día un rito, que se repite constantemente, sin tener fin, un ciclo tétrico e interminable, un castigo eterno. 

jueves, 25 de abril de 2013

Caída.


Siempre he tenido mis más profundos pensamientos puestos en ti,
el resonar de mi alma es escuchado en otros mundos, desesperada, 
anhelando aquello, que nunca puede tener.
Cada noche me siento mas seco, más vacio y mas muerto,
el dolor recorre mi existencia recordándome tu ausencia, marcándome más.

Cada segundo es eterno y esta maldito, encerrándome en un abismo sin fin,
del cual no puedo escapar y aun queriéndome hacer la idea de que no estas, 
creo poder verte, poder sentirte…
Lindos trucos los que nos la mente, muchas veces amiga, otras, enemiga.

Y saber que al igual que yo, también te sientes agobiada, 
algo desesperada y hasta abandonada, es una espina más en mí ser.
No se por que, aun muerto, con un corazón seco y un alma perdida, sigo aquí,
con esperanza, de que algún día las cadenas que nos atan serán rotas,
dejándonos libres, pero no desamparados.